2 de abril de 2016

Crónica del Sábado de Pasión 2016: las miradas a la lluvia y al Amor

Durante toda la semana, los ecijanos no pararon de mirar las webs meteorológicas. Las esperanzas escaseaban en unas previsiones que marcaban lluvias hasta el ecuador de la Semana Santa. Los porcentajes lo mismo subían que bajaban. El Viernes de Dolores ya hubo alertas, prolongadas hasta el día siguiente. Un año más, no sabremos si la Semana Santa ecijana empezará el próximo año el Sábado de Pasión o el Domingo de Ramos, pues El Olivo está a la espera de la aprobación de sus reglas como Hermandad. Esto llevaría a que la corporación realizara su estación de penitencia en la tarde del Domingo de Ramos.

El Sábado de Pasión amanecía con cielos nubosos, aunque la esperanza era clara. A la hora prevista salía la Cruz de Guía del Olivo a ojos de un público ni muy nutrido ni del barrio. El Señor del Amor vestía este año túnica azul y mantoleta burdeos. Este año, la corporación estrenaba los faldones, siguiendo el modelo de los faldones que prestara la Hermandad del Carmen de Sevilla. Acierto también el que supuso la eliminación de la imagen de la Inmaculada en la delantera del paso, andas que ya empiezan a ganarse un apodo entre los populares. 

Tras la tradicional saeta en la peña flamenca en la avenida Cristo de Confalón, recitada con el acompañamiento de una guitarra -nada más que decir-, el Cristo del Amor alcanzaba la Iglesia de la Victoria con una leve llovizna que hizo prepararlo todo en dicho templo. Este año, la agrupación parroquial ha suprimido, por motivos de obras y no por otro, la eterna avenida Miguel de Cervantes que el cortejo cruza de principio a fin, y que es una recta que hace cansar tanto a la corporación, como al público. Además, no es ésta un ejemplo de belleza para no eliminarla del itinerario. 

Callejeando por su barrio, y ganando público conforme avanzaba la jornada y entraba la noche, llegaba con sones cordobeses a la carpa anexa a su Capilla. Con Jerusalén, como prediciendo lo que iba a suceder horas más tarde, el Señor del Amor finalizaba su estación de penitencia. Tanto a lo largo del día, como a la entrada de la primera corporación ecijana en salir a calle, los ecijanos miraban con atención el pronóstico del tiempo, con el corazón en vilo esperando la decisión que tomaría La Borriquita a la mañana siguiente. 


3 comentarios:

Lorenzo E. Asencio dijo...

Cuál es ese apodo del paso?

Anónimo dijo...

Me parece que para hacer una crónica no hay que hacer tantos comentarios despectivos.«ni muy nutridos, ni del barrio» no mirastes bien los balcones...no obstante, la Cofradía es de toda Écija...
¿Miguel de Cervantes? La forma más directa y menos cansada para los que vamos dentro.
¿Apodo? ¿Cuál es? ¿Acierto de quitar la Inmaculada? Bueno...el libro de los gustos....

Por último, no se puede hablar de la Agrupación Parroquial del Amor diciendo que es una «Corporación» pues al no tener reglas, no es una institución aún.

La Pasión según Écija. dijo...

En ningún momento se ha empleado un comentario despectivo. Se ha realizado una visión realista de la procesión.

Por otro lado, tampoco se ha hecho uso de la subjetividad, pues no es el caso de este corte periodístico. Ciertos apuntes se han tomado de cofrades que pertenecen a la Agrupación, o de a pie mismo, ofreciéndose a una visión general del público. Aclarar que lo de apodo no es un comentario despectivo, pues no se ha puesto el mismo ni se ha escrito en un contexto de palabras peyorativas.

Se ha optado por la palabra -corporación- porque la Agrupación aún no es Hermandad. Eso no quiere decir que no sea una institución, sino que no sea una Hermandad. Sí es una institución religiosa, pues lleva el título de Agrupación Parroquial.

En conclusión, no es el "libro de los gustos". Es una crónica que engloba cierta crítica, y que en el término de esta palabra no contempla al adjetivo malo o bueno.

Este blog pidió la venia en Carrera Oficial el 6 de Marzo de 2007.